Historia

"Un encuentro con la misericordia"

Hospital Santa Coleta

El Hospital Santa Coleta es una institución dedicada al cuidado y preservación de la Salud. Nuestro compromiso responde al respeto y a la defensa de la vida en cualquiera de las etapas de su evolución y desarrollo. Nos especializamos en cuidados integrales, atendiendo pacientes que necesitan una resolución inmediata.

En condiciones austeras, iniciamos esta labor en 1974, sin embargo, la confianza depositada por nuestros pacientes, así como la calidad en la atención y los cuidados que hemos ofrecido, han permitido nuestro crecimiento.

El nombre de Hospital Santa Coleta se debe a que una de las hermanas fundadoras se llamaba “Coleta” y de ahí que se relacionó con Santa Coleta; la cual, su vida fue austera y penitente. Gran mística y reformadora de las tres órdenes franciscanas. Esparció su sabiduría por los caminos de Francia, aportando luz, esperanza y vida. Fue llamada “Hermana Universal de los que sufren "e “Intercesora ante Dios en las situaciones y enfermedades difíciles”.

Ver nuestros servicios+
hospital santa coleta
Video - Hospital Santa Coleta

Actualmente, el Hospital cuenta con habitaciones privadas, acondicionadas para la buena atención y comodidad del paciente. Nuestros pacientes y sus familiares pueden gozar de nuestros servicios de consultorios con más de 50 especialistas así como de la cafetería y estacionamiento. Con nuestras secciones especializadas hemos avanzado hacia una medicina más humanizada, poniendo a la disposición de médicos y pacientes, equipos de alta tecnología para diagnóstico, monitoreo y tratamiento.

Santa Coleta

Virgen, 1381-1447 Fiesta: 6 de Marzo.

Nació en Calcye Francia el 13 de enero de 1381. Su padre, De Boylet, era un humilde carpintero de la abadía de Carbia (Francia). La nombraron Nicoleta, en honor a San Nicolás. Era pequeña y muy hermosa. Sus padres murieron cuando Coleta tenía 17 años, dejándola al cuidado del abad. Trató de ser benedictina pero no pudo. Regaló sus posesiones a los pobres y entró en la Tercera Orden Franciscana. A los 21 años, el abad le entregó una pequeña ermita junto a la iglesia de Corbia, donde vivió en gran austeridad en oración y contemplación. Muchos venían a recibir sus consejos.

Tuvo sueños y visiones en los que San Francisco se le apareció y le pidió restaurar la primera observancia de la regla de Santa Clara.

Coleta fundó un total de 17 conventos y reformó muchos más, incluso varias casas de frailes franciscanos. Su convento más famoso es Le Puy-en-Velay (Haute-Loire).

Al igual que San Francisco; Coleta tenía una profunda devoción por la Pasión de Cristo y amaba la naturaleza.

Coleta se enfermó y predijo su muerte. Recibió la unción de los enfermos y murió en el año 1447 en su convento de Gante a la edad de 67 años. Su cuerpo fue llevado por las Clarisas al convento de Poigny. Fue Canonizada en 1807.